CANTAUTORA MEXICANA, PRODUCTORA RADIOFÓNICA Y PROMOTORA CULTURAL

Sara Valenzuela ha sido reconocida en varias ocasiones por su participación en el periodismo cultural tanto en radio y medios impresos como en la escena musical tapatía y como cantautora se ha ganado un lugar importante en el rock nacional.

Su trayectoria no es desconocida ya que formó parte como vocalista de una de las bandas pioneras del funk- pop de nuestro país: La Dosis, en donde por casi ocho años y con tres producciones discográficas en su haber (La Dosis, 96, Radio Acapulco, 98 e Hydro, 99- todos para Sony Music) llegó a formar parte importante del escenario musical de los 90.

Aunque nació en la ciudad de México (DF), Sara creció y se desarrolló profesionalmente en Guadalajara, la segunda ciudad más importante del país y que ha sido reconocida desde hace muchos años como un gran semillero de músicos de diversos estilos musicales. A la edad de diez años Sara recibió una guitarra como regalo de navidad y desde entonces comenzó a escribir sus propias canciones y formó parte del coro musical de la escuela. Un par de años después participó en su primera obra de teatro, un musical llamado Versus, una adaptación del clásico West Side Story y que trajo a la superficie su amor por el escenario. Desde ese momento comenzó a participar en diversas puestas en escena, y más adelante, ya fuera de la escuela, con el grupo de Teatro Experimental X en el cuál participó cerca de cuatro años en diversos montajes.
A fines de los ochenta cursó la carrera de Ciencias de la Comunicación (ITESO) y fue durante ese período cuando comenzó a colaborar como corista en algunas agrupaciones de rock. En 1990 decidió comenzar con Mala Vida, una agrupación con un energético sonido rock pop con tintes de ska y funk y en la que por cuatro años sería vocalista y letrista. Justo cuando estaban por ser fichados por un sello independiente nacional la banda se disolvió.

Como actividad alterna a su quehacer musical, Sara conduce y produce el programa radiofónico Sólo Jazz en Radio Universidad de Guadalajara (www.radio.udg.mx 104.3 FM) desde 1990 y a partir del 2003 comenzó a realizar emisiones periódicas desde sitios públicos con la participación de grupos en vivo. Hoy en día son conocidas como las Sesiones de Sólo Jazz y en las cuáles se presentan los más destacados exponentes de la síncopa tapatía. Desde el año 2015 las sesiones se realizan cada miércoles a las 7 pm en el foro cultural Palíndromo.

Al frente del programa Sara ha entrevistado a grandes figuras del jazz internacional como Bill Frisell, Don Byron, Marc Ribot, Ravi Coltrane y Charlie Haden entre muchos otros. A través de los años el programa se ha convertido en una de las más importantes herramientas para promover los diferentes estilos del jazz pero sobre todo en un espacio fundamental para la promoción del jazz que se gesta en la ciudad y la creación de nuevos públicos de la síncopa. Justamente sobre un trabajo sobre literatura y jazz, Sara recibe en 1993 el premio de periodismo radiofónico nacional Fernando Benítez.

DE LA MALA VIDA A LA DOSIS

En el 94, justo después de que Mala Vida desapareciera del mapa, Sara comenzó un nuevo proyecto con el bajista Richie Arreola.
Dado que ambos compartían las mismas influencias musicales: Sly and the family Stone, Tower of Power, Marvin Gaye, Earth wind and fire y otros iconos del soul y el funk, decidieron explorar de forma más profunda en dichos estilos. Invitaron a otros músicos para tocar, incluída una sección de metales, y comenzaron a darle forma a un sonido dentro del rock pop más cercano a sus influencias musicales.

Desde el primer momento en que La Dosis se subió a un escenario tuvo una gran acogida por parte del público y pronto se volvió una agrupación popular en Guadalajara que atrajo la atención tanto de los medios locales como nacionales y que la llevó a ser fichada en el 1995 por el sello Sony Music para grabar su primer placa discográfica en 1996 bajo la producción del baterista y compositor Fernando Toussaint.

Después de su álbum homónimo, harían Radio Acapulco (98) y finalmente Hydro, su último disco y en el cuál el grupo da un giro radical en su sonido ya que se desprende de los metales y adquiere un tono más oscuro y electrónico.
En el 2001 el grupo decide separarse y casi todos sus integrantes empiezan a desarrollar proyectos personales. Sin duda, La Dosis, fue una pieza importante en la escena musical mexicana durante la segunda mitad de los años noventa y su trabajo fue ampliamente reconocido. En el 2009 tuvieron un breve reencuentro en un importante festival local llamado Rock por la Vida y posteriormente tocarían de nuevo con una gran respuesta en la edición 2011 del Vive Latino, el festival más importante de rock en México.

CAMINO EN SOLITARIO

En el tiempo en que la Dosis terminó, Sara sintió el deseo de hacer algo más personal en la música y trabajar de forma independiente, así que no dudó en aceptar la invitación para incluir una canción de su autoría en el volumen 3 de la ya conocida producción del sello Opción Sónica “Mexican Divas” de la cual su canción “Para Continuar” es lanzada como primer sencillo promocional. A fines del 2002 el extinto sello Virus y Universal Music lanzan el single de otra de sus canciones: “Esta Vez”, acompañado de 5 remixes realizados por diversas bandas como Belanova, Mijangos y Orko de Azul Violeta.

Posteriormente es invitada a participar con una canción en el compilado Capicúa Beat editado por el naciente sello independiente Antídoto, el corte “Estar sin mí”, nuevamente es elegido como primer sencillo promocional.
A partir de entonces comienza a presentar su material en diversos foros locales así como en el Sob ́s de Nueva York y en el Accoustic Writters Showcase de LAMC (Latin Alternative Music Conference) al tiempo que continúa componiendo nuevas canciones.

LA INCURSIÓN EN LA PROMOCIÓN CULTURAL Y OTROS PROYECTOS

En el 2006 Sara se convirtió en mamá así que puso una pequeña pausa a su carrera musical. Sin embargo y dado que pasaría más tiempo en casa, decidió entrar de forma más profunda en el ámbito de la promoción cultural y comenzó a organizar ciclos de jazz y festivales, labor que en el 2006 la llevó a crear junto con el trompetista Gilberto Cervantes (ex miembro de la Dosis y ex trompetista del grupo de rock jazz Troker) Fundación Tónica. Una asociación sin fines de lucro que desde entonces se dedica al desarrollo de programas educativos y culturales en torno al jazz y la música popular contemporánea en México.

Para entonces Sara también sintió la necesidad de colaborar en otros proyectos musicales que le dieran la oportunidad de explorar más a fondo en estilos que le atraían. Estos fueron Chick Freak, un cuarteto de rock que compartía con dos integrantes de Troker (Frankie Mares en la batería, Samo González en el bajo y Chacha Rivera en la guitarra) y que tenía como principal objetivo tocar de la forma más libre posible y de literalmente deconstruír conocidas canciones del rock a través de un lenguaje de total experimentación y sin más objeto que el de pasarla bien. El grupo pronto se hizo de una prole de entusiastas seguidores que acudían a sus conciertos para abuchearlos. También se dio tiempo con el grupo Jelly Beans para explorar en el mundo de los clásicos estándares del jazz y con Soultonic, un trío de sonido muy orgánico, tuvo durante un breve período de tiempo, la oportunidad de cantar clásicas canciones del soul. Del 2016 a la fecha participa como vocalista en Los Outsiders, proyecto que explora clásicos temas de funk y soul y que funciona como un colectivo en el que varios músicos de la ciudad comparten su gusto por estos estilos.

En el 2009 Sara retomó la experiencia teatral al formar parte del elenco de la ópera rock Dr. Frankenstein (escrita y dirigida por el cantautor y pintor José Fors) y con la cuál estuvo de gira durante el 2009 y 2010. En el 2014 fue llamada para colaborar nuevamente con Fors en su nueva puesta en escena: Orlok, una ópera rock basada en la historia de Drácula.

En el 2014 emprende una campaña de procuración de fondos en Fondeadora para realizar Fulgor, su tercer álbum solista. El disco producido por Gerry Rosado cuenta con la participación de Frankie Mares (batería), Samo González (bajo), Juan Castañón (guitarra) y Erik Deutsch (teclados). También cuenta con colaboraciones en varias canciones de Ricardo Arreola, Iraida Noriega, David Aguilar, Chumino Guardado y Trío Feral (Barney Mcall, Jonathan Maron y Bill Campbell). Después de una larga espera, Fulgor finalmente será editado en el 2017.